19/8/16

Hoy para comer tenemos: Ensalada de pollo



¡Bienvenidos, Habitantes de La Madriguera!

Volvemos con una receta nueva, esta vez por petición de @ruth2m, una ilustradora genial que hace cosas chulísimas, tira cómica incluída, con unos post muy interesantes. Si aún no la conocéis, pasaros por su página ruth2m.com que os va a encantar.

Pero vamos a lo que vamos que me voy por las ramas y no nos cunde. Esta receta es un clásico en mi casa, hay tortas por la ensalada, de repente parece que acabamos de salir de la cárcel y nos vigilamos los unos a los otros para que no nos quiten ni una miguita. De hecho es el plato que pido siempre en mi cumpleaños (sí, es que en la república independiente de mi casa, el que cumple años elige la comida) 
Es un plato yanqui, yanqui pero me encanta y es muy sencillo de preparar aunque, aviso, lleva su tiempo, eso sí.
Así que música de celebración por favor (que como dice Ruth esta receta se ha hecho esperar) que hoy para comer tenemos: Ensalada de pollo.

INGREDIENTES: (Para 6 pers. que vienen a ser 4 en mi casa)

- 1 pollo entero hervido
- 1 manzana ácida o 2 si son pequeñas
- 1 loncha de jamón de york de un dedo de grosor aprox.
- 1 cuña de queso semicurado
- lechuga
- aceite
- vinagre
- sal
- mayonesa

MODO DE HACER:

Antes de nada, empezaremos hirviendo el pollo tempranito, bien limpio (sin la piel) y troceado, en agua con sal y una hoja de laurel (que a mí con el laurel me pasa como a Arguiñano con el perejil, lo meto en todos lados. Debe ser manía heredada de mi señora madre), hasta que esté tierno, tierno.

Una vez que esté hervido, pasamos a desmenuzarlo bien para que nos quede como si fueran migas de pollo y reservamos.


Y démosle caña que si aún no os estáis acordando de mí y de toda mi familia con la tortura de desmenuzar el pollo, ahora vais a empezar a hacerlo porque nos toca trocear en dados, más o menos iguales, el resto de los ingredientes. Menos la lechuga, claro, que sería un poco difícil (al que lo consiga que mande prueba gráfica de semejante hazaña, por favor) La lechuga la cortaremos en juliana más bien fina... En tiras, vamos.


Una vez que ya tenemos todos los ingredientes listos (casi para la hora de comer por lo menos), los mezclamos bien en la ensaladera en la que vayamos a servir. 
Aquí nos toca tirar un poco de estética, pensad que es una ensalada colorida y lo ideal es que esté más o menos equilibrada visualmente y como en todo, lo suyo es que lo pongáis como más os guste (más o menos manzana, más o menos queso y demás)


Ahora la aliñamos como una ensalada normal, aunque bastante más suavita, ya que terminamos añadiendo la mayonesa que le da un sabor muy especial. Aquí también os aconsejo que vayáis probando cuál es vuestro punto ideal, yo en particular no la hago con excesiva mayonesa pues me gusta notar bien todos los sabores.
Una vez lista, la refrigeramos hasta que vayamos a consumirla.
Y voilá, ya tenemos un platazo sencillo que está buenísimo y que seguro que encanta a todo el mundo (ya os digo, vigilad que no os metan mano en vuestro plato)


Y esto es todo. Espero que os animéis a probar la receta y ya me diréis si os ha gustado y ha tenido éxito, que me encantará leeros cuando comentéis.

Nos vemos en la siguiente historia. ¡Abrazo fuerte de oso!
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario