31/8/16

30/8/16

#ElTemaDeLaSemana: Diferencias entre mi infancia y la de mis peques.


¡Bienvenidos de nuevo, Habitantes de La Madriguera!

Esta semana nos unimos de nuevo a la iniciativa de @papasblogueros #ETDLS o lo que viene siendo, el tema de la semana. 
En esta ocasión reflexionamos sobre las diferencias entre nuestras infancias y la de nuestros peques. Que haberlas haylas... Y bastantes. Aunque supongo que las iremos viendo por el camino con nuestros 2 peques de 5 y de 1 año y 10 meses, respectivamente.

Por lo pronto tienen acceso a mil millones de dispositivos electrónicos (disimulemos, que no se ha notado nada la exageración cordobesa) que nosotros no teníamos. Ahora, entre los móviles, las tablets, los ordenadores, consolas y demás, la mayoría de los niños creo que ni se acuerdan de cómo jugar a otras cosas.
Nosotros si pillábamos una de esas maquinitas de matar marcianos o cualquier otra del estilo, ya éramos los más guays del universo.


Y si queríamos marcha tecnológica, íbamos a los recreativos, después de suplicar muchísimo a nuestra señora madre para que nos dejara ir y encima nos subvencionara la juerga.
Pero claro, eso es cosa de más mayores, no de 5 años, así que vamos a dejarnos de nostalgias de viejunos y a lo que íbamos.

Con 5 añitos mi niña es una fan de póster y de carpeta de los Pin y Pon (a parte de Frozen, claro) igualita que su madre. La única diferencia entre los de antes y los de ahora es muy evidente.
¿Os acordáis de los de nuestra época?


Ahora son mucho más sofisticados, dónde va a parar.


Y como os decía, nacen con una tablet debajo del brazo, así que las manejan mejor que nosotros antes siquiera de decir mamá o papá.

¡Ah! Y la tele. Ese tema de por sí da para un maxi post, pero por ahora nos centraremos en los horarios. En nuestra época sí que existía eso del horario infantil y había que esperarse a ver nuestros programas favoritos como La Bola de Cristal, que molaba mucho o El planeta imaginario que molaba aún más si cabe, entre otros.



Pero bueno, vamos a dejarlo aquí que, releyéndolo, más que un micropost sobre las diferencias de la infancia, esto parece una oda a los ochenta, por otro lado, la época más molona y "más mejor" de todas (no se nota nada que es cuando nací, ¿eh?)
Y nada más que contar por ahora. ¡A ver qué sorpresas nos depara el próximo tema de la semana!

Gracias por echar un ratito en La Madriguera leyendo estos desvaríos y sentíos libres de comentar lo que queráis a ver qué diferencias encontráis vosotros.
¡Nos vemos en la siguiente historia! ¡Abrazo fuerte de oso!

26/8/16

Viernes dando la nota Summer Edition #2


¡Bienvenidos de nuevo, Habitantes de La Madriguera!

Volvemos un viernes más con una de las iniciativas más molona de las redes, el #VDLN, que recordamos es una manera de llenar de música nuestros fines de semana gracias a @laparejadegolpe.

Hoy vamos a continuar asomando mi parte más rebelde, en versión monotema, con dos canciones de esas que te llegan, de un grupazo que si no conocéis se os hará imprescindible: SKIZOO, un grupo desaparecido ya pero que nos ha dejado joyitas como las que os presento hoy. Tuve la suerte de verlos en concierto y salí aún más fan de carpeta de póster y de todo.

Empezamos con la canción "Dame aire" con una batería que os va a dejar boqueando. Pero mejor la escucháis y luego me decís. ¡Adelante con ella!


Y ya que seguro que tenéis los pelillos de punta, seguimos con otro tema que mantendrá la ola de energía cañera.
En este caso disfrutaremos de "Algún día". Temazo que no deja indiferente, pero vamos con ella a ver qué os parece. ¡Que disfrutéis!


Y por hoy lo dejamos aquí. Ojalá os hayan gustado lo mismo que me encantan a mí y como os decía el viernes pasado, animaos a uniros al #VDLN y llenemos los oídos y los corazones de música.


¡Nos vemos en la siguiente historia! ¡Abrazo fuerte de oso!

24/8/16

#ElTemaDeLaSemana: Cosas que nunca te imaginaste que harías


¡Bienvenidos Habitantes de La Madriguera!

Hoy nos unimos a la propuesta de @papasblogueros: #ElTemaDeLaSemana, así seguimos conociendo a los compis de la blogosfera (y que me gusta un sarao y me apunto a todo también tiene que ver).

Esta semana vamos a hablar de cosas que nunca te imaginaste que harías... A ver por dónde empiezo:

1.- En primer lugar, casarme. Tenía clarísimo lo de tener niños y demás pero huía de la palabra boda como si fuera la peste y luego llega mi medio limón @papaagonias, tras 17 años de martillo pilón, me lo pide y ni me lo pienso. Un SI como un castillo de grande. Y es que no podía ser de otra manera, no lo habría hecho con ningún otro.

2.- Hablando de tener niños, después de que naciera mi niña tras un embarazo de tortura, un parto horroroso (casi acaban con las dos) y una semana de ingreso de la peque en la uvi de neonatos, acabé lo suficientemente traumatizada como para pensárme muy mucho lo de tener otro bebé.
Y volvemos a mi medio limón, que me lo planteó. Yo siempre pensaba en tener 2 (hasta lo de mi bichito, ya digo) y no hizo falta que me tentara mucho, me entraron las ganas locas de tener a mi segundo pequeñajo. Tanto que en la foto de la boda se puede apreciar la incipiente barriguilla de mi Bambam. 
¡Y ya somos una familia completa y feliz!
 

 3.- Enseñarle al mundo lo que escribo y lo que hago con mis manitas... Y mira, monto un blog de cuentos y publico los que escribo y demás... A veces creo que hago estas cosas porque estoy perdiendo facultades o algo... Me lo tendré que hacer mirar...
Y lo vamos a dejar en estos tres puntos que en realidad tengo muchísimas cosas más que nunca jamás pensé que haría y ahora hago y me planteo, pero mejor las comentamos en otra ocasión, así os quedáis con el "intringulis".

Gracias por echar un ratito en La Madriguera leyendo estos desvaríos y sentíos libres de comentar lo que queráis.
¡Nos vemos en la siguiente historia! ¡Abrazo fuerte de oso!

23/8/16

Hoy para comer tenemos: Espaguetis con salmón


¡Bienvenidos de nuevo, Habitantes de La Madriguera!

Vamos a por otra receta esta vez por petición de @papabichoraro, @esconditedemama y mi amiga Tina (que dice que la voy a poner redonda) y como son de lo más bonito que puedes encontrar en el mundo mundial, sus deseos son órdenes para mí.
Y ahora que lo pienso... ¡La Cocina de La Madriguera va ganando adeptos! ¡Muchísimas gracias a tod@s, no sabéis el subidón que me dais! (esto lo digo mientras correteo por casa dando saltitos histéricos, que sepáis)

Pero pongámonos manos a la masa que si no no nos cunde. Es una receta muy sencillita y de las que piensas que cómo es que no ha estado toda tu vida en tu menú de lo buena que está. Además si te toca visita en casa, quedas estupendamente con espaguetis, quién lo diría.
Vamos allá, hoy para comer tenemos: Espaguetis con salmón.

INGREDIENTES: (Para 4 pers.)

- 80-100 gr Espaguetis por persona
- 1 sobre de Salmón ahumado (suelen ser de unos 250 gr)
- 2 tetrabricks pequeños de nata para cocinar
- Queso azul
- Queso polvo tipo parmesano
- Sal
- 1 Hoja de laurel
- Pimienta negra
- Nuez moscada
- Comino

MODO DE HACER:

Lo primero que hacemos es poner los espaguetis a hervir con su sal y su hojita de laurel (que no falte) y que se hagan. En cuanto a la ración de espaguetis por persona, hace poco descubrí el trucazo para calcular la ración para uno, ¿sabeis el cucharón de pasta ese que tenemos todos en casa con un agujero en medio? Pues los espaguetis que quepan en ese agujero es la medida exacta para un comensal (antes de hacerlos que os conozco y os veo intentando medir espaguetis hechos ya)

 
¿Cómo os habéis quedado? Yo cuando me enteré, muerta.... Toda la vida haciendo pasta para mi y para toda la vecindad por no calcular bien y mira... Tenía el medidor perfecto en casa...

Bueno, a lo que íbamos, mientras los espaguetis hiervan, id cortando en trozos medianitos (o más o menos grandes, según vuestra preferencia) el salmón y reservamos.


La salsa para esta receta se hace en un plis, así que podemos empezar a hacerla o bien cuando les falte poco a los espaguetis para estar listos o bien cuando ya los tengamos hasta escurriditos, a vuestra elección.
Para la salsa ponemos a calentar a fuego suave en un cazo los dos tetrabricks de nata, salpimentada al gusto. Pero como soy una fanática de las especias (ya os pondré alguna receta para flipar, ya) yo le añado además un poco de nuez moscada y de comino que le va muy bien a la salsa.
Añadimos el queso en polvo para espesarla un poco y cuando tenga la textura que os guste, añadimos un trozo de queso azul (volvemos a eso de que la cantidad depende de lo que os guste, que viva la cocina anarquista) y listo.
Ponemos el queso azul lo último porque si se cocina mucho pierde el sabor, así que basta con que ligue bien la salsa y punto.
Ahora añadimos el salmón, le damos un par de vueltas con fuego suave para que coja bien el sabor y fuera. Queremos que sepa a salmón ahumado, si lo dejamos mucho tiempo, se cocina y ya no sabe igual.
Una vez tengamos lista la salsa, mezclamos con los espaguetis y ya los tenemos listos para servir.


Ahora a ponerlos en un plato, espolvorearlos con quesito por encima y a disfrutar. Cuando los ponemos en casa hasta se rebañan los platos, con eso os lo digo todo.


Y esto es todo. Espero que os guste y se convierta en una de vuestras recetas habituales (bueno, mucho no que muy ligth no es que sea) y ya me contaréis qué os ha parecido, que soy feliz cuando me llegan vuestros comentarios.

¡Nos vemos en la siguiente historia! ¡Abrazo fuerte de oso!

22/8/16

Hoy leemos: "El amigo perfecto"


¡Bienvenidos de nuevo, Habitantes de La Madriguera!

Como sabéis, en esta Madriguera nos encantan los cuentos y las historias, así que vamos a estrenar sección nueva (¡alegría, fiesta y música de inauguración molona!) en la que os vamos a hablar un poco de los tesoros que vayamos descubriendo.

Y queremos hablaros de una preciosidad de cuento ilustrado que descubrimos gracias a LiteraturaSM , así que hoy leemos: "El amigo perfecto"

De entrada ya os digo que es un cuento que a la gente menuda les entra por los ojos por las ilustraciones tan chulas que tiene.
Además, la tipografía que utilizan les facilita mucho la lectura a los enanos. Mi bichito mayor (con 5 años recién cumplidos) lo ha leído solita de cabo a rabo y ha seguido la historia perfectamente, que expone de manera sencilla que las diferencias nos hacen únicos.


Una vez que acabó de leerlo, me pidió que se lo releyera yo. Fijaos si le ha gustado que me ha pedido por favor que le de las gracias a la persona que lo ha escrito por hacer un cuento tan divertido. Ea, ahí queda eso.
La única pega que le ha puesto es que después de todo, no sabemos cómo se llama el prota. Dice que se le habrá olvidado ponerlo a la escritora.

No os contamos más para que podáis disfrutarlo. Así que si tenéis oportunidad, haced que caiga en vuestras manos este tesorito con una edición muy cuidada y que en mi opinión es perfecto para peques de entre 4 y 6 años.

Y esto es todo. Ya me contaréis que os ha parecido el cuento y si a vuestros peques les ha gustado tanto como a la mía, que me encantará leeros y saber que estáis ahí.

¡Nos vemos en la siguiente historia! ¡Abrazo fuerte de oso!

20/8/16

Viernes dando la nota summer edition #1

 
¡Bienvenidos habitantes de La Madriguera!

Nos unimos a la maravillosa iniciativa bloguera de llenar de nuestra música favorita los fines de semana, gracias a @laparejadegolpe, así que hoy estrenamos la sección #VDLN, en este caso una Summer Edition en la que en La Madriguera nos vamos a decantar por dos temazos de aúpa que, aparte de ser unos clásicos nos suben el ánimo a lo más alto.

En primer lugar proponemos la estupendísima "Carry On My Wayward Son" de Kansas que no sé a vosotros, pero a mi me cambia el humor cuando ando un poco nublada con amenazas de borrasca.
Como seguro que es una canción que conocéis de sobra no me enrollo más y vamos al lío.
¡Que la disfrutéis!


Y ya que tenemos el ánimo bien arriba vamos con otro clásico que nos mantiene en marcha, no me puede gustar más "Rock You Like A Hurricane" de Scorpions, cómo no. Seguro que no falta en ninguna de las listas de clásicos en vuestra casa alguna de estos genios.
También conocidísima pasamos de enrollarnos y a disfrutar la canción.
¡Adelante!


Y esto es todo por hoy. Espero que las hayáis disfrutado tanto como lo hago yo y animaos a seguir con los #VDLN y llenemos los fines de semana de música. Tal vez nos descubran alguna joya.


¡Nos vemos en la siguiente historia! ¡Abrazo fuerte de oso!

19/8/16

Hoy para comer tenemos: Ensalada de pollo



¡Bienvenidos, Habitantes de La Madriguera!

Volvemos con una receta nueva, esta vez por petición de @ruth2m, una ilustradora genial que hace cosas chulísimas, tira cómica incluída, con unos post muy interesantes. Si aún no la conocéis, pasaros por su página ruth2m.com que os va a encantar.

Pero vamos a lo que vamos que me voy por las ramas y no nos cunde. Esta receta es un clásico en mi casa, hay tortas por la ensalada, de repente parece que acabamos de salir de la cárcel y nos vigilamos los unos a los otros para que no nos quiten ni una miguita. De hecho es el plato que pido siempre en mi cumpleaños (sí, es que en la república independiente de mi casa, el que cumple años elige la comida) 
Es un plato yanqui, yanqui pero me encanta y es muy sencillo de preparar aunque, aviso, lleva su tiempo, eso sí.
Así que música de celebración por favor (que como dice Ruth esta receta se ha hecho esperar) que hoy para comer tenemos: Ensalada de pollo.

INGREDIENTES: (Para 6 pers. que vienen a ser 4 en mi casa)

- 1 pollo entero hervido
- 1 manzana ácida o 2 si son pequeñas
- 1 loncha de jamón de york de un dedo de grosor aprox.
- 1 cuña de queso semicurado
- lechuga
- aceite
- vinagre
- sal
- mayonesa

MODO DE HACER:

Antes de nada, empezaremos hirviendo el pollo tempranito, bien limpio (sin la piel) y troceado, en agua con sal y una hoja de laurel (que a mí con el laurel me pasa como a Arguiñano con el perejil, lo meto en todos lados. Debe ser manía heredada de mi señora madre), hasta que esté tierno, tierno.

Una vez que esté hervido, pasamos a desmenuzarlo bien para que nos quede como si fueran migas de pollo y reservamos.


Y démosle caña que si aún no os estáis acordando de mí y de toda mi familia con la tortura de desmenuzar el pollo, ahora vais a empezar a hacerlo porque nos toca trocear en dados, más o menos iguales, el resto de los ingredientes. Menos la lechuga, claro, que sería un poco difícil (al que lo consiga que mande prueba gráfica de semejante hazaña, por favor) La lechuga la cortaremos en juliana más bien fina... En tiras, vamos.


Una vez que ya tenemos todos los ingredientes listos (casi para la hora de comer por lo menos), los mezclamos bien en la ensaladera en la que vayamos a servir. 
Aquí nos toca tirar un poco de estética, pensad que es una ensalada colorida y lo ideal es que esté más o menos equilibrada visualmente y como en todo, lo suyo es que lo pongáis como más os guste (más o menos manzana, más o menos queso y demás)


Ahora la aliñamos como una ensalada normal, aunque bastante más suavita, ya que terminamos añadiendo la mayonesa que le da un sabor muy especial. Aquí también os aconsejo que vayáis probando cuál es vuestro punto ideal, yo en particular no la hago con excesiva mayonesa pues me gusta notar bien todos los sabores.
Una vez lista, la refrigeramos hasta que vayamos a consumirla.
Y voilá, ya tenemos un platazo sencillo que está buenísimo y que seguro que encanta a todo el mundo (ya os digo, vigilad que no os metan mano en vuestro plato)


Y esto es todo. Espero que os animéis a probar la receta y ya me diréis si os ha gustado y ha tenido éxito, que me encantará leeros cuando comentéis.

Nos vemos en la siguiente historia. ¡Abrazo fuerte de oso!

18/8/16

Hoy para comer tenemos: Falsos Boquerones en vinagre


¡Bienvenidos de nuevo, Habitantes de La Madriguera!

Hoy vamos a aprender a hacer unos falsos boquerones en vinagre o lo que viene siendo un trampantojo (sí, sí, como lo oís) por petición de mi amiga Tina, a la que le pirran los boquerones. ¡Tanto como para comérselos en bocadillo! (Cosa que tengo que probar, que tiene pinta de estar buenísimo)

Esta receta ha caído en mis manos recientemente (desconozco de dónde la han sacado) y me aseguraban que no me iba a defraudar. ¡Y qué razón llevaban! Jamás me habría imaginado que una verdura como los calabacines (ya sé, últimamente parece que les tengo querencia) llegaran a saber a boquerones en vinagre de verdad...
Al usar calabacín para la receta, nos queda un plato bastante económico. Además, así nos ahorramos estar limpiando boquerones que parece que se reproducen en el cuenco.
Pero bueno, pongámonos manos a la obra con la receta que es muy muy sencillita (aunque os pueda parecer difícil, cosa que dudo) 
Así que hoy para comer tenemos: Falsos boquerones en vinagre.

INGREDIENTES

- 1 ó 2 calabacines (según el hambre que tengáis o las personas que los caten)
- 1 puñado de alga WAKAME seca (la podéis encontrar en tiendas de alimentación chinas que cada vez hay más y con mucha variedad de productos)
- 3 ó 4 ajos enteros (eso es algo que va a gusto de cada uno)
- Perejil.
- Aceite.
- Vinagre 
- Sal


MODO DE HACER:

Empezamos pelando bien los calabacines, sacando cintas con un pelador (sin llegar a las pepitas, ya sabéis)
y poniéndolas en remojo para dejarlas bien limpitas del dichoso "caldipuchi" que sueltan (que os prometo que se te pega a las manos y pasas las de Caín para que queden limpias)
El calabacín sobrante lo podemos guardar para hacer una crema o un caldo de verduras o tortilla... Que me gusta una cocina de aprovechamiento, oye...


Mientras se van limpiando las cintas, pelamos y picamos pequeñitos los ajos y los ponemos en un mortero junto con el resto de ingredientes (el puñado de WAKAME, perejil, aceite, sal y vinagre. Esto es un poco a ojo, según os gusten de fuertes los boquerones) y lo majamos bien. Es algo que pueden hacer los peques con nosotros, que seguro que les encanta.
¡A darle a la muñeca chicos! Y no os vayáis por los cerros de Úbeda, que os estoy escuchando pensar barbaridades desde aquí y hay ropa tendida (gente menuda, vaya)
Ahora ya estaréis flipando con el olor que suelta el majado y si lo vais probando (muy recomendable para ver cómo va quedando) os quedaréis "muertos mataos" al reconocer perfectamente el sabor de los boquerones en vinagre.


Una vez que tenemos listo el majado, escurrimos bien las cintas de calabacín y las ponemos en el tupper en el que las vayamos a conservar hasta que las utilicemos. Las mezclamos bien con el majado anterior (a mi me encanta meterlos en un tupper redondo, poner la tapa y agitarlo) y cuando ya estén bien mezcladas, las dejamos reposando un mínimo de 3 horas en el frigorífico.
Con el tiempo de reposo la cintas de calabacín van tomando sabor así que cuanto más tiempo reposen, más ricas estarán.
Cuando vayáis a comerlas, ponedlas apañaditas para que den el pego como boquerones. Recordemos que es un trampantojo bastante sencillito y muy resultón.



¡Y listo! Ya podemos invitar a la cata a quien queramos que vamos a quedar de miedo. O comérnoslos solos, egoístamente hablando, que están que te mueres.

Esto es todo. A ver qué os parece la receta y contadme si la habéis probado y qué tal os queda, que ya sabéis lo que me gusta leeros.

¡Nos vemos en la siguiente historia! ¡Abrazo fuerte de oso!

11/8/16

Recomendamos aficiones de mi pelandusco

¡Bienvenidos de nuevo, Habitantes de La Madriguera de Cuentos!

Hoy no vengo con receta (que, por cierto, tengo pendiente la de la riquísima ensalada de pollo) ni con cuento. Hoy va de gente menuda. Vamos a hablar de las aficiones de mi pelandusco, Alfredo y a daros algunas ideas que nos funcionan muy bien.

A parte de su amor incondicional por su hermana (mi bichito Azahara) a la que adora, imita y "obliga" a estar jugando con él todo el tiempo, mi pelandusco tiene otras fijaciones.
Por ejemplo, le pierden los botones. Botón que ve, botón que aprieta treinta mil veces... Nos vuelve locos, tenemos que andar escondiendo mandos y teléfonos porque es un peligo. ¡Ya ha llamado unas 3 veces a emergencias! Es más rápido apretando botones que nosotros corriendo para que no lo haga.
Otra de sus obsesiones son las ruedas. Le encantan. Puede pasarse horas enteras dándoles vueltas. Es un niño al que siempre le ha llamado la atención el mecanismo de las cosas. Las estudia concienzudamente intentando ver cómo funcionan.

 Además de éstas y otras trastadas que le encantan, mi niño tiene algunas aficiones que son para recomendar, entre ellas, BOOBATV, canal del que ya habló mi medio limón, @papaagonias, en su post "Recomendación del día: BOOBATV", y debo añadir que las carcajadas de mi pelandusquito y mi bichito se pueden oir hasta en Pekín (sí, tengo unos niños tan finos y delicados que cuando se ríen parecen orcos recién salidos de Mordor).

En fin, otra de las cosas remarcables es un canal de Youtube llamado Super Simple Songs, que conocimos a través de mi bichito. Nos lo recomendaron en el cole. Y la verdad es que a ambos les encanta. Bueno, me han salido dos locos por los idiomas, la mayor disfruta mucho con el inglés y ya se va defendiendo bastante bien y el enano... Bueno, habla muy bien el idioma Sims.
Os dejo una de las recopilaciones que tienen que más le gustan al pelandusco, se las sabe todas y te las tararea para que se las cantes, es un elemento:




Vamos con otra recomendación. Hay un canal de televisión para peques llamado BabyTv. Si no lo podéis sintonizar, tienen una página web bastante maja: www.babytv.com, con juegos de distinto tipo e incluso una aplicación, de pago, eso sí. Y desde hace poco tienen canal en Youtube: Baby Tv Channel 
Los vídeos con los que mi pelandusco vuelve a las carcajadas de Mordor son los de un monito llamado Oliver.
Os dejo una recopilación de sus vídeos:




Y ahora sí que sí, el mejor de los inventos, el milagro de los milagros, el santo grial para nosotros, damos gracias a tod@s l@s dios@s pagan@s y no pagan@s por la existencia de los hermanos Scott. Sí, sí... Lo que leeis, los hermanos Scott, los de las casas. ¿Que por qué? Porque además de hacer y vender casas y programas y de todo, también ¡cantan!

Y no hay mejor solución cuando el peque entra en rabieta modo Hulk que ponerle una de sus canciones. Cualquiera de las dos. Porque sólo tienen dos. Por favor, por favor... Que les de por grabar alguna más que estas las tenemos aborrecidas. Los mayores, porque al pelandusco se le pasan todos los males en cuanto los oye y se pone a cantar (en Sims) y a dar vueltas sin parar. Que el baila así, porque mola.
Así que os dejo una de sus canciones, la "más favorita del mundo mundial" de mi peque, a ver si es maná para vosotros también. Si llegáis a aborrecer las canciones, avisadme y recogemos firmas para que hagan más.



¡Y esto es todo! Espero que os gusten las recomendaciones y si queréis, contadme si os han servido o compartid con nosotros cuáles son vuestros trucos de Jedi con la gente menuda, que ya sabéis que me encanta leeros. 
Nos vemos en la siguiente historia, bonitos míos. ¡Abrazo fuerte de oso!